Inicio Poesía Por qué el Narciso de Lezama Lima nunca muere