Inicio Poesía Alejandro Pérez-Paredes: Dios tenía la misma consistencia que el pato Donald