Inicio Opinión Cuando una cabeza y un libro chocan y suena a hueco, ¿es culpa del libro?