Inicio Narrativa La fecundidad de lo mundano, o cómo Proust inspiró a Sorrentino