Inicio Destacado E.M. Forster y la desgraciada metáfora del cirujano amable