Inicio Cine Isao Takahata, la construcción de una sensibilidad en el Studio Ghibli