Inicio Destacado «No tengo elección»: La herida en el cuerpo y la herida en la lengua