Inicio Opinión Los intelectuales son gilipollas: contra la guardiacivilización de la política catalana