Inicio Opinión La durísima tarea de tener ídolos en la época de Facebook