Inicio Opinión Gloria Fuertes: un nuevo caso de mercantilización de los movimientos sociales