Inicio Opinión El cuento de Borges: de la singularidad al genio