Inicio Opinión Eduardo Casanova o la consagración del neopop