Inicio Opinión Cuando la subversión de la masculinidad se queda en el eslogan