Inicio Narrativa Una reseña descaradamente egotista: El reino de Emmanuel Carrère