Inicio Ensayo Sábato, Nabokov y Ellis: el problema de confundir al narrador con el autor